Politics

?Y el regreso a los cuarteles?


A ra?z del terrible homicidio de ?ngel Yael Rangel, estudiante de la Universidad de Guanajuato a manos de un guardia nacional, surge nuevamente cualquier cantidad de an?lisis, denuncias, se?alamientos y acusaciones sobre la Guardia Nacional, sus mandos y su realidad militar.

Am?n de la tragedia y el dolor de la familia de ?ngel, as? como en la de Edith Alejandra Carrillo ?joven herida en el mismo hecho?, el fantasma de la militarizaci?n y las inquietudes que causa en los que se supone ?enterados?, vuelve a tomar un rumbo incorrecto.

Las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional no deber?an ser la ?nica respuesta a la grav?sima situaci?n de inseguridad que vive el pa?s y quien en verdad lo crea y a la vez critique esa realidad, valdr?a la pena que comenzara a proponer soluciones diferentes.

Sin duda, no son los culpables o responsables de lo que sucede en materia de crimen, violencia, persecuci?n del delito y procuraci?n de justicia. Los factores de lo anterior son atribuibles a la debilidad institucional policiaca que gobernantes de los tres niveles de gobierno han provocado en los ?ltimos 30 a?os en M?xico, es decir, la presencia y acci?n militar en las calles nunca ha sido por decisi?n de los militares; ha sido debido a que, conforme pasa el tiempo, la gran mayor?a de las corporaciones policiacas de este pa?s, ya sea por incapacidad, omisi?n y/o complicidad, no pueden enfrentar los efectos que han provocado la indolencia, la corrupci?n y la irresponsabilidad gubernamental.

Cuando el candidato L?pez Obrador prometi? regresar a los cuarteles a los militares, lo hizo desde la tribuna electoral, misma que siempre desconocer? la realidad presidencial y en ella, la necesidad del soporte que las Fuerzas Armadas le han dado a las presidencias desde hace por lo menos 100 a?os.

No conozco sobre una manifestaci?n social masiva y multitudinaria que exija que los militares se regresen a los cuarteles. Quienes reciben los beneficios de las acciones militares y navales son el grueso de los mexicanos, e insisto: no son los mexicanos en conjunto quienes lo piden; quienes no creen recibir ning?n beneficio del instituto armado son los que en definitiva creen que el mejor estado y lugar para que est?n los soldados es encerrados en sus cuarteles.

Quienes insisten en que deben regresar a sus cuarteles y a funciones estrictamente castrenses no alcanzan a comprender que la tendencia mundial de los ?ltimos 25 a?os es que precisamente los soldados est?n en las calles, colaborando y apoyando labores policiales, de seguridad p?blica; tambi?n labores de car?cter social, econ?mico y cultural, sin que por ello pierdan su esencia militar para poder defender a sus pa?ses de posibles amenazas y enemigos.

Las Fuerzas Armadas mexicanas no necesitan la aprobaci?n de unos cuantos. Soldados y marinos saben perfectamente que, cuando se trata de acciones y decisiones de gobierno, legislativas o judiciales, los militares no son el centro del problema, al contrario, en muchos casos son soluci?n a lo que cada presidente, gobernadores, alcaldes, legisladores y jueces requieran.

De aprobarse la reforma de la Guardia Nacional, no cambiar? las cosas para los militares.

S? no se aprueba, tampoco habr? un cambio, ya que con o sin, la responsabilidad de soldados y guardias nacionales ser? la misma.

No es la militarizaci?n de la seguridad p?blica.

No se trata de regresar a los cuarteles.

Al contrario. 

Juan Ibarrola

jibarrolas@hotmail.com

@elibarrola

www.cadenademando.com



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close