Politics

Te contamos la historia de la monja lesbiana que inspiró ‘Benedetta’


Después de su paso por el Festival de Cannes y su estreno a nivel internacional en 2021, Benedetta por fin se estrenó en México. Este filme de Paul Verhoeven se postulaba como el favorito del festival tanto en la crítica como entre la audiencia; pero de manera sorpresiva, cuando todos pensaban que correría la misma suerte de Viridiana de Luis Buñuel, la Palma de Oro se la llevó Titane (estamos encantados, sólo que todo parecía indicar lo contrario).

Pero el punto es que Benedetta ya está disponible en varias salas en México y es una película a la que sí o sí le deben dar chance. De entrada, y muchos se han ido con la pinta, parece una película cuyo objetivo es provocar con el ir y venir en la relación entre la religión (católica en este caso) y el sexo, sobre todo el cuerpo femenino. Pero Benedetta, sólo en manos de Verhoeven, es más que eso: un relato sobre la apropiación histórica del cuerpo femenino, sus distintas formas de violentarlo, la resistencia y la exclusión. 

La cinta está basada en un caso real. Así que por acá les contaremos la historia real detrás de Benedetta, de qué va el filme (sin spoilers, no se preocupen) y por qué es una de las mejores películas en la cartelera.

Póster de 'Benedetta'

Póster de ‘Benedetta’ / Foto: Cortesía Calouma

Benedetta

Benedetta nos presenta a Benedetta Carlini, una joven de Pescia en la Toscana del siglo XVII que es llevada por su familia a un convento para que se convierta en “novia de Jesús”. Para entrar al lugar, la familia debe pagar una cuota, la cual debe ser alta conforme las solicitudes de otras familias aumentan para que sus hijas entren al lugar.

Cuando la abadesa acepta la entrada de Benedetta, comienza a ver que la joven mujer, supuestamente, tiene visiones religiosas que cada vez se hacen más frecuentes. La protagonista entra en trance, y son tan fuertes, que muchas creen que en realidad está poseída. Benedetta se proclama la esposa de Cristo cuando en una de sus visiones, contrae matrimonio con él. Esto hace que las otras monjas del convento se dividan entre aquellas que creen que es una santa y otras que piensan es una farsante.

Virginie Efira en 'Benedetta'

Virginie Efira como Benedetta Carlini en ‘Benedetta’ / Foto: Cortesía Calouma

La abadesa no confía en Benedetta, sobre todo porque cree que los estigmas que le salen en la palma de las manos u otras partes del cuerpo, son provocados. Las tensiones aumentan cuando Benedetta comienza una relación sexual y amorosa con la hermana Bartolomea, la cual causa tanta indignación que llega a oídos del Vaticano.

Es así como entra a la historia un representante del papa que es enviado al convento para investigar y castigar a Benedetta. Verhoeven nunca determina si Benedetta era una santa o una hereje, deja abierta esa posibilidad porque el centro de su historia no es la experiencia sexual de la mujer como monja, sino el contexto en el que se dio todo. 

Bartolomea y Benedetta en 'Benedetta'

Bartolomea y Benedetta en ‘Benedetta’ / Foto: Cortesía Calouma

No es una película provocadora

La carga sexual de la película es bastante grande, y para muchos, es lo que más ha llamado la atención de Benedetta. Pero es justamente esto, la reacción de parte de la audiencia ante el intercambio sexual de las dos monjas, lo que responde a la base de la película: la negación del cuerpo femenino, el control sobre el mismo y la violencia contra la mujer.

Vemos primero a dos mujeres utilizar un objeto religoso para darse placer, que la violencia que se ejercía desde el encierro de Benedetta o Bartolomea. Suele indignar más una parte así, que una mujer que se ve obligada a escapar de la violencia de su familia para involucrarse en otra.

Imagen de 'Benedetta'

Imagen de ‘Benedetta’ / Foto: Cortesía Calouma

Cuando el Vaticano responde al llamado ante una posible relación entre dos mujeres dentro de un convento, la indignación parece centrarse en los encuentros sexuales de dos mujeres que juraron dedicar su vida a Cristo; sin embargo, para la institución, el problema viene en que se trata de un encuentro dominado por mujeres sin la presencia de hombres. Es decir, ningún hombre puede participar, y eso es lo inaceptable.

Benedetta, como les contábamos, no es una pelíucula que explote el erotismo con afán de molestar y provocar al espectador. Sino que habla sobre cómo las instituciones religiosas y las autoridades siempre han utilizado el cuerpo de la mujer para adquirir más poder y control, incluso en los aspectos más íntimos de la experiencia femenina, siempre en función de algo más.

Virginie Efira como Benedetta Carlini

Virginie Efira como Benedetta Carlini en ‘Benedetta’ / Foto: Cortesía Calouma

La historia de Benedetta

Benedetta está basada en el libro Actos inmodestos (Immodest Acts: The Life of a Lesbian Nun in Renaissance Italy) de la historiadora Judith C. Brown de 1986, quien documentó la historia de Benedetta Carlini, una monja del siglo XVII que de alguna manera desafió a las autoridades religiosas en busca de poder.

Brown encontró unos archivos en Florencia escritos entre 1619 y 1623 donde se hace referencia a la hermana Benedetta, quien se debatía entre la santidad o la presencia del mal. La familia de Bendetta era de dinero, y su padre la prometió a un convento desde nacimiento. Así que a los 9 años se comenzó a involucrar con la orden de los Teatinos (una orden religiosa reciente de la época).

'Benedetta'

‘Benedetta’ / Foto: IFC

Antes, cuando una mujer se casaba, la familia de ella debía dar un dote al hombre como parte de su contribución económica. En el Renacimiento y durante mucho tiempo, las mujeres que ingresaban a conventos debían pagar una especie de dote para que fueran aceptadas (etsa debía ser la cuarta parte de lo que se pagaría para casarlas).

De acuerdo al libro, Benedetta tenía visiones religiosas donde se convertía en vocera de ángeles o Jesús. Para bien o para mal, la monja se convirtió en abadesa a los 30 años, algo inusual. Conforme pasó el tiempo, la hermana Benedetta llamó la atención de las autoridades, quienes veían con malos ojos a una mujer que supuestamente hiciera milagros y presentara estigmas en las manos, pies y cara. 

'Benedetta'

‘Benedetta’ / Foto: IFC

La caída de Benedetta

Todo comenzó a caer para Benedetta cuando decidió organizar una ceremonia de matrimonio en el convento donde contraía nupcias con Cristo. Se documentó que Jesús habló a través de ella en un largo sermón que aseguraba la superioridad de Benedetta. Desde luego, esto y su administración, comenzaron a causar problemas con otras monjas y autoridades religiosas.

Comenzaron a decir que ella se provocaba las heridas y que mantenía una relación sexual con una joven monja. Esto comenzó cuando Benedetta fue poseída por un ángel bastante atractivo llamado Splenditello. Todo esto hizo que el Vaticano declarara que sus revelaciones y demás actos, eran obra del diablo, no de Dios. 

Benedetta fue a juicio acusada de fraude po supuestos milagros; de mentir con los estigmas; casarse con Cristo; y tener una relación sexual con otra hermana de la orden. El veredicto para Benedetta fue de culpable, y quedó recluida en la prisión del convento durante 35 años.

*Con información de The New York Times





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.