Politics

Submarino nuclear – Grupo Milenio


Al Villarreal le falta el 99% de historia que le sobra al Bayern, y en el Allianz Arena había más butacas, 75 mil, que habitantes en su pequeña ciudad, 50 mil. Una eliminatoria pareja sobre el campo, parecía una crueldad en los libros. No le ayudaba su apodo: submarino amarillo; ni el escalofrío que sienten sus aficionados al rebobinar aquel penalti fallado por Riquelme al minuto 88 de una semifinal de Champions contra el Arsenal. 

Sin leyendas, héroes, castillos, poemas, canciones y escudos de familia, el único tesoro que posee es su organización: un club ejemplar dentro y fuera del campo. Pulcro, discreto y educado, pocos equipos se parecen tanto a sus directivas. La del Villarreal, ejemplar en la gestión financiera, logró dominar esa bestia que devora a tantos clubes de futbol: la codicia. Nunca un centavo de más, ni de menos, jamás poner en riesgo el patrimonio o hipotecar el futuro de la institución. 

Con esa política defendida con voluntad y paciencia, consiguió rentabilidad incluso en la segunda división. Podemos definirlo como un sobreviviente, pero en realidad es un referente del mercado europeo. Todo esto le convierte en un equipo solvente en los despachos y ordenado en la cancha: sabe comprar, sabe vender y sabe jugar. Su juego refleja con fidelidad su filosofía de empresa: es sostenible, eficiente, cuidadoso de las formas y responsable. 

Hay otro factor que lo vuelve envidiable: invierte, trabaja y confía en su cantera, desarrollando el talento que nace y crece en su comunidad. Un equipo con esta identidad, no teme a los grandes rivales como el Bayern, al contrario, necesita vencerlos para evolucionar. Son estos triunfos los que hacen marca, ofrecen notoriedad mundial, producen conocimiento y provocan adhesión.

No se trata de un club legendario, ni su camiseta es un artículo de colección; pero es uno de los mayores casos de éxito en el complicado mundo del futbol.

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.