Politics

Nueva evidencia debilita teoría de conspiración en ataque del 6 de enero



Prominentes republicanos —incluyendo al ex presidente Donald J. Trump— han promovido durante meses una teoría de conspiración en la que un hombre de Arizona de nombre Ray Epps fue el informante federal que ayudó a instigar el ataque al Capitolio, ocurrido el 6 de enero del 2021.

Las afirmaciones, que fueron hechas en los salones de audiencia del Congreso, en Fox News y en los mítines políticos de Trump, han estado basadas mayormente en un video que fue grabado justo antes de que iniciara la violencia en el Capitolio, mostrando a Epps en las barricadas afuera del edificio susurrándole a un hombre al oído, de nombre Ryan Samsel.

Después de unos momentos de breve intercambio de palabras, Samsel, quien es un barbero de Pennsylvania, puede ser visto moviéndose hacia adelante y confrontando a la policía en lo que fue el detonante del motín.

A pesar de la falta de pruebas de sus afirmaciones, muchos republicanos han supuesto que Epps le dio instrucciones a Samsel para que enfrentara a los policías.

También han impulsado la idea de que Epps no ha sido arrestado y que puede estar trabajando para el gobierno.

Sin embargo, durante más de un año, mucho antes de que el nombre de Ray Epps fuera ampliamente conocido en los círculos de derecha, autoridades federales habían tenido información —tanto de él como de Samsel— que sugieren que él no era un agente del gobierno y no alentó a un hombre más joven a provocar a la policía ese día.

Justo dos días después del ataque, cuando Epps se vio en una lista de sospechosos del 6 de enero, llamó a la línea de pistas del FBI y les dijo a los investigadores que había tratado de calmar a Samsel cuando hablaron, de acuerdo a tres personas que escucharon la grabación de la llamada.

Epps siguió diciendo que le explicó a Samsel que la policía que estaba afuera del edificio estaba haciendo su trabajo.

Luego, a finales de enero del año pasado, en una entrevista con el FBI, Samsel dijo más o menos lo mismo, diciéndoles a los investigadores que un hombre que no conocía se acercó a él en las barricadas y le sugirió que se calmara, de acuerdo a la grabación de la entrevista que fue obtenida por The New York Times.

Las teorías que rodeaban a Epps fueron descartadas antes, y mayormente después que él habló el año pasado con los investigadores que trabajan para el Comité selecto de la Cámara que examina el ataque del 6 de enero.

Aun así, los rumores han persistido, convirtiéndose en carne de cañón para los políticos de derecha y figuras de los medios de comunicación.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close