Entertainment

la joven promesa de la escena musical del país


Al hablar de las nuevas generaciones en la escena musical nacional, hoy es necesario traer a la conversación a jóvenes promesas como María Hanneman Vera, quien a su corta edad ha ganado ya más de 20 reconocimientos de talla internacional, al tiempo que se ha presentado en recintos icónicos tanto de México como en el extranjero, compartiendo el escenario con un par de intérpretes y orquestas.

“Desde chiquita me gustó tocar instrumentos. Comencé con piano y violín, aunque también me interesaba el chelo y la flauta. Más tarde decidí que el piano era lo que más me gustaba y a lo que me quería dedicar”, nos cuenta emocionada al recordar su incursión en el terreno musical, el cual, y según relata, surgió a temprana edad.

María Hanneman
Foto: Cortesía

 

“A los tres años me regalaron un piano de juguete. Recuerdo que sacaba las canciones que me enseñaban en la escuela para tocarlas en casa. Un año más tarde, les pedí a mis papás que me metieran a clases, las cuales tomé con mi maestra de kínder, quien estuvo conmigo hasta los nueve años, cuando entré al Conservatorio Nacional de Música, luego de haber conocido a su director durante un festival en Tequila (Jalisco). Él me platicó acerca del plan de estudios, las audiciones y todo. Más tarde, me postulé y me quedé”.

Por lo antes mencionado, parecería que María Hanneman podría tener la vida resuelta, sin embargo, nos confiesa que es gracias a su disposición, organización y al apoyo de sus padres, como hoy consigue hacer de su sueño una realidad. “Primero que nada, necesito mucha organización, pues entre el Conservatorio, mis clases y todo lo demás, suele ser complicado. Por otro lado, el apoyo de mis papás es fundamental en mi carrera. Ellos me han ayudado desde el inicio, me acompañan a todos lados y están conmigo en mis conciertos. Creo que es algo que me ha ayudado mucho durante todos estos años”.

Además de presen- tarse en el Palacio de Bellas Artes, María acompañó a Javier Camarena en dos conciertos de su gira.
Además de presen- tarse en el Palacio de Bellas Artes, María acompañó a Javier Camarena en dos conciertos de su gira.

 

Por lo anterior, hoy día, María Hanneman puede dedicarse a lo que más disfruta: tocar el piano. “Me encanta lo que hago. Me gusta mucho dar conciertos, estar en el escenario y compartir mi pasión por el arte”. No obstante, reconoce que actualmente la música clásica no es del todo relevante para la mayoría de las personas.

“Considero que mucha gente no sabe qué decir de la música clásica, y menos ahora que todo mundo escucha reguetón. Sin embargo, yo pienso que mi público es aquel a quien sí le interesa y le gusta el tipo de música que toco. También creo que podemos hacer más visible la música clásica, así como otros géneros”. De esta manera y entre risas, nos confiesa, “el reguetón no me gusta, pero si salgo de fiesta y lo ponen, me aguanto. Realmente soy más de pop, me gusta mucho Shawn Mendes, Billie Eilish, Justin Bieber y más. También prefiero el jazz”.

Te puede interesar: ISAAC HERNÁNDEZ NOS HABLA DE SU REGRESO A LOS ESCENARIOS

Isaac Hernández, el bailarín más influyente

Descubre el artículo completo en la edición impresa CARAS ABRIL



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.