Politics

Inspeccionan albergue para migrantes por queja ante la CNDH



Ciudad Juárez— Personal de Protección Civil municipal y estatal, de la Jurisdicción Sanitaria y del Consejo Estatal de Población (Coespo) realizaron esta mañana una inspección en el albergue para migrantes Esperanza para Todos, el cual cuenta con una queja en su contra ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y una investigación abierta ante la Fiscalía General de la República (FGR).

“Nosotros acompañamos una labor de inspección que se propuso desde Protección Civil Municipal y del Estado en los albergues”, en la que se encontró principalmente cuestiones de hacinamiento y problemas de higiene, informó Luis Dirvin García, coordinador del Centro de Atención Integral para Migrantes (CAIM), sobre el espacio que no forma parte de la Red de Albergues de Ciudad Juárez que trabajan en coordinación con el Coespo.

En abril pasado, familias migrantes denunciaron haber sido víctimas de trabajo forzado; maltrato psicológico; acoso; ofrecimiento de drogas; y amenazas de que si se salían del albergue Aposento Alto, en el que les cobraban la estancia, no podrían solicitar el asilo en Estados Unidos.

La pastora Velia H. G., de 54 años, directora del albergue, fue detenida la mañana del miércoles mediante una orden de cateo y captura, concedidas por un Juez de Control del Distrito Judicial Bravos, después de que familias de origen extranjero denunciaron lo que vivieron dentro del supuesto espacio humanitario, entre noviembre de 2021 y abril de 2022.

A través de la carpeta con el número de expediente CNDH/5/2022/4809/Q, la CNDH comenzó el pasado 16 de mayo la investigación referente a la queja los albergues Aposento Alto y Esperanza para Todos, dirigidos por una misma familia en las colonias Lomas de Poleo y Rancho Anapra.

Al dar vista a la FGR, dicha la instancia federal inició la carpeta por posible trata de personas con el número de oficio JUA/EILV/C4/611-202.

Al ser cuestionada sobre los señalamientos en su contra, Grissel Ramírez, directora de Esperanza para Todos, se deslindó de todas las acusaciones sobre su albergue, y denunció la falta de ayuda por parte de las autoridades y organizaciones para mantener el espacio que cuenta con una capacidad para 150 personas, pero que ha recibido hasta a 200, porque no quiere que la gente se quede en la calle.

Dijo que debido a que paga 25 mil pesos mensuales de renta, cuando lo abrió se acordó que los migrantes adultos que tuvieran los recursos pagarían 200 pesos semanales de manera voluntaria, para comprar su propia comida.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close