Politics

En tres años bajaron matrimonios y crecieron divorcios en el estado



Mientras que 68 mil parejas en Nuevo León daban el sí en el altar para contraer nupcias en el periodo de 2019 a 2021, aproximadamente 89 mil matrimonios de la región rompieron en los últimos tres años a causa de violencia, falta de interés y por la severa crisis económica.

De acuerdo con información proporcionada por la Dirección de Registro Civil de Nuevo León, en el año 2019 se registraron 26 mil 101 matrimonios, siendo agosto el que registró la mayor cantidad de nupcias, con dos mil 820, contra los mil 43 documentados en enero.

Para el año 2020, los matrimonios en Nuevo León cayeron a 19 mil 587, siendo diciembre y febrero los que registraron mayor carga de trabajo en el Registro Civil, con dos mil 536 y dos mil 531, respectivamente.

Sin embargo, durante 2021 hubo 23 mil 195 bodas registradas ante el estado, reflejando el poco interés de las personas en contraer matrimonio como tradicionalmente solían hacerlo en los 80 y 90.

En julio del año pasado hubo dos mil 678 bodas, mientras que para diciembre, en la cifra preliminar se concretaron mil 519.

Graciela Buchanan, magistrada de la Quinta Sala Unitaria Familiar del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), presentó la estadística global de divorcios que registró el Poder Judicial en el mismo lapso de tiempo, registrando en 2019, un total de 33 mil 221 casos, de cuales se resolvieron 16 mil 982.

Es importante mencionar que la cifra de las resueltas o mejor llamadas sentencias definitivas, es menor porque puede haber procesos que continúan abiertos por falta de pruebas o resoluciones que deben ser analizadas con detalle.

Para el año 2020, explicó Buchanan, el Poder Judicial registró 25 mil 554 asuntos, emitiendo 11 mil 808 sentencias definitivas, mientras que en 2021 la cifra se incrementó a 30 mil 485 procesos, resolviendo 16 mil 805.

“Es importante que se tenga la audiencia y que se escuche a cada pareja individualmente porque la repercusión no es el divorcio, nadie puede obligarnos a estar casados, sin embargo, hay que escuchar en el caso de que haya menores o personas incapaces y el juez tiene todas las herramientas para proveer lo que conforma derecho corresponda”, manifestó Buchanan.

El comportamiento de los divorcios durante la pandemia, dijo la magistrada, ha sido al alza para cualquiera de los tres tipos de separación que están vigentes en el Código Civil del Estado de Nuevo León.

El divorcio voluntario es cuando la pareja acude por su propia voluntad ante un Juez, presenta solicitud de divorcio y proponen un convenio para arreglar todas las situaciones de su matrimonio, la división de los bienes comunes, entre otros temas.

El divorcio incausado, detalló la funcionaria judicial, es donde no se requiere la voluntad del otro cónyuge y puede llegar a ser resuelto en un periodo de dos a tres meses.

Mientras que el divorcio administrativo es para aquellas personas que lo hacen ante el oficial del Registro Civil que los casó, sin embargo, las condiciones para acceder es que los hijos sean mayores de edad, que la sociedad conyugal haya sido disuelta, que no haya menores incapaces y que estén bajo el régimen de bienes separados.

 “Necesitamos que si no van a ser buenos matrimonios, no tengan familia hasta que no estén establecidos; que no tengan ese compromiso, porque ahí están las consecuencias que estamos sufriendo de malos matrimonios no formativos.

“Si fuera divorcio por violencia, el juez debe tomar medidas precautorias durante el procedimiento y al término del mismo; si lo haces al vapor, no te das cuenta y hubo mucha violencia”, indicó.

En el TSJ, señaló, han detectado que hay muchas enfermedades de salud mental en los hijos y jóvenes, así como en las víctimas directas que han tenido problemas.

Además de que, agregó, las adicciones son una problemática que destruye la familia.

La magistrada solicitó al Congreso local que acelere la aprobación de las iniciativas que ha presentado en el tema de salud mental, dado que el covid-19 trajo consigo el incremento de esta enfermedad.

Por su parte, Rogelio Escamilla Garza, juez de Primera Instancia del Juzgado de Juicio Civil y Familiar Oral del Quinto Distrito de Cadereyta, dijo que a raíz de la pandemia se incrementaron los divorcios exprés de parejas con más de 40 años de matrimonio, siendo pocos los que tienen un año de haber contraído nupcias.

“Los de más de 40 años son personas que ya tenían mucho tiempo separados, pero no se han divorciado y ahora lo buscan para darle certeza jurídica a la nueva pareja”, explicó Escamilla.

El juez dijo que Cadereyta ve asuntos de Los Ramones y Juárez, siendo este último el que registra mayor número de divorcios, porque ha crecido exponencialmente en los últimos meses.





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close