Politics

Apoya titular del TSJ nuevo método para elegir magistrados



Chihuahua.- Las resistencias respecto a la reforma judicial que fueron expresadas por algunos integrantes del propio Tribunal Superior de Justicia (TSJ), durante la reunión del pasado lunes con la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales del Congreso del Estado, ponen de manifiesto el temor que existe entre ciertos miembros del Poder Judicial a perder privilegios, consideró la magistrada presidente, Myriam Hernández Acosta. 

“Claro que es el miedo de perder privilegios de algunos, de muchos que sí los tenían, otros tantos no tenemos ese miedo porque no tenemos esos privilegios y tampoco nos interesa tenerlos, pero esa es la realidad, ese es el miedo”, expresó la titular de TSJ en entrevista con El Diario.  

La magistrada puntualizó que algunas de las funcionarias judiciales que acudieron a dicha reunión ni siquiera fueron convocadas por los legisladores, abandonaron sus responsabilidades, e hicieron acto de presencia para defender intereses ajenos al Poder Judicial. 

“No comparto las impresiones de algunas compañeras porque nosotros no trabajamos por partido, somos un solo poder, que además ni siquiera habían sido convocadas; descalifico que se dejen de lado las actividades y las obligaciones que se tienen en el Tribunal para participar en temas políticos que no nos corresponden, porque ni yo misma lo he hecho”.

El dictamen, que ya fue aprobado por la Comisión y que será presentado ante el pleno el jueves, contempla, entre otros asuntos, un nuevo método para la elección de magistraturas vacantes que incluye la eliminación de los exámenes de oposición y la creación de una comisión plural integrada por representantes de los tres poderes. 

Aunque algunos actores calificaron dicha iniciativa como inconstitucional, Hernández Acosta sostuvo que la conformación de dicha comisión es algo natural para un órgano de gobierno como lo es el Poder Judicial. Recordó que, independientemente del método que se utilice, los aspirantes deben prepararse para alcanzar el puesto, además de que los exámenes de oposición no garantizan procedimientos transparentes o que las personas designadas sean las más aptas, como ocurrió con el último proceso para elegir jueces y magistrados. 

“Las últimas designaciones fueron desastrosas, y no hablo de la capacidad de mis compañeros, hablo de las maneras, estoy hablado ahí sí de una intromisión total del ejecutivo que fue pública, estoy hablando de intereses políticos contrarios al Tribunal y a sus políticas de buena fe, de personajes siniestros que vinieron a ocuparse y enquistarse aquí a defender a sus propios amigos, a sus propios intereses y así sesgaron los concursos”, acotó. 

También respaldó la participación de juristas externos en los procesos de selección, pues si bien hay gente muy capacitada dentro del TSJ, también hay otros que  lo único que han acumulado son años, no capacidad, y la entrada de la visión de otros expertos puede dar otra visión y oxigenar al tribunal.

“Yo participé en una designación como esa, no le encuentro al inconstitucionalidad, todos nos preparamos para eso… Bien o mal se dijo en algún momento que éramos oxigenadores y nos trataban despectivamente con ese término, pero yo sí creo que sí oxigenan y que sí contribuyen y que sí cambian la visión que de repente aquí nos podemos cambiar”. 

Consideró que la propuesta presentada por Morena, de permitir que magistrados con tres años en el cargo tengan acceso a la presidencia, es un asunto político ya que, por regla general, para ser presidente de un Tribunal se exigen al menos cinco años como magistrado por un tema de experiencia. 

 “La Presidencia del TSJ es una cosa distinta a integrar una sala o un juzgado porque eso es estrictamente jurisdiccional y es una sola cosa, un área, y la Presidencia es el todo… una persona que recién haya llegado, interna o externa, con tres años no tiene esa experiencia, ni siquiera la posibilidad de haber conocido todos los distritos judiciales para saber qué es lo que va a presidir”, recalcó. 

Calificó como benéfica la propuesta de reelegir a los miembros del Consejo de la Judicatura, ya que esto brindaría estabilidad y flexibilidad al trabajo que se realiza desde el órgano administrativo, pues con cada cambio de consejeros se abre una curva de aprendizaje para los nuevos integrantes y la llegada de nuevos asesores técnicos, lo cual cuesta dinero al Tribunal. 

Refirió que, aunque no es un asunto imperioso, sería bueno que se reformaran las comisiones de la Judicatura para darles más dinamismo y evitar que se vicien, ya sea porque alguna de ellas administra más poder sobre la otras, porque se den cargas inequitativas de trabajo, o porque se detengan asuntos por intereses personales. 

Finalmente, expresó que estarán pendientes del debate legislativo que seguramente abonará a una reforma que es indispensable para el Poder Judicial, pero exhortó a los diputados a no atender las posturas e intereses oscuros que se manifestaron durante la reunión del lunes, detrás de los cuales está “la mano de intereses funestos que pretenden incidir en el Tribunal”.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close